Deja un comentario

Publicidad, la televisión y los niños

Jamás juntes publicidad nociva, un niño y un televisor donde pueda verla. A veces resulta difícil, porque por años nadie ha regulado la televisión, muchos hemos crecido viendo de todo un poco y poco de todo cuando ya no teníamos más tiempo. Y ahora, ¿qué ocurre ahora? ¡Ahora pues!

Por Gabriela Prado

La mayoría de publicidades no tienen filtro de horario

La televisión es un excelente distractor y también un gran manipulador de emociones, usos y costumbres. Por ello es mejor regular las publicidades.

Actualmente se regulan los horarios de emisión de programas, pero las publicidades son emitidas dependiendo de cuánto dinero hayan invertido, en el programa con más ´rating´, sin importar su contenido.

A inicios de año, el Ministerio de Salud, frente a resultados tan preocupantes sobre índices de obesidad (9% de niños entre 5 y 9 años) y sobrepeso (15,5%) propuso asignar un impuesto adicional para el consumo de la comida chatarra, creyendo así que disminuiría su consumo. Sin embargo, al conocer la magnitud de las publicidades por televisión, parece complicada la competencia.

42 horas mensuales de publicidad sobre alimentos 0% saludables. Son casi 200 comerciales diarios entre gaseosas, chicles, caramelos, comidas rápidas, entre otras delicias que todos comemos más de una vez por semana.

A pesar que expertos en publicidad indican que eso se soluciona rápidamente con campañas no tan perjudiciales frente a los ojos de ANDA (Asociación Nacional de Anunciantes) lo que resultaría difícil es controlar el marketing en general.

La inversión, asciende a 11 millones de dólares al mes, durante el horario de mayor concurrencia. Los niños y jóvenes ven en la televisión diversos programas, de estos el 36% son de comida poco saludable.

21,6% de niños tienen desnutrición crónica

 

Un Objeto

Un niño, se convierte en impulsador de la venta, ya que influye en los adultos quienes son los compradores finales. Las publicidades se valen del criterio de valoración, es decir, condicionan el ser mejor o peor si tienen o no un producto. Es decir, manipulación en su expresión más clara.

A pesar que las cifras con realmente alarmantes: 8,2% de niños menores de 5 años sufre de sobrepeso, por mala alimentación, influida o no por la publicidad. Lo que es innegable es que influenciados están.

21,6% de niños tienen desnutrición  crónica. 46,6% entre los seis meses y tres años tiene anemia crónica. En la serranía es 55%.

Si bien ´las manos a la obra´ se movieron a raíz del aumento de los índices de obesidad en nuestro país, aún podemos revertir la situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: