Deja un comentario

Real Madrid vs Bayern Münich: la caída del otro favorito

Por: Diego Ferrer

Existen diversas teorías que tratan de justificar la pasión por el fútbol. Muchos sostienen que los millones de dólares que la industria genera es el gran atractivo, otros sostienen que la fiesta que se vive en las tribunas es incomparable; sin embargo, hay un aspecto que es quizá la principal razón que convierte al fútbol  en el deporte rey: la incertidumbre.

Cristiano Ronaldo y su pesar tras fallar el penal.

En la semana, tres sucesos han afianzado la teoría de la incertidumbre: el pasado sábado 21, el Barcelona de España caía en el ´Camp Nou´ por 2 goles a 1 frente a su eterno rival, el Real Madrid, lo que prácticamente le dio la liga española a los merengues. Nadie pensó que el equipo de Pep Guardiola caería en su propia casa y por diferencia de un gol. Algunos optimistas trataron de animarse y le pusieron toda la fe y el corazón blaugrana que caracteriza a sus hinchas en un partido trascendental: la clasificación a la final de la Champions League frente al Chelsea de Londres.

Llegó el martes y el mencionado encuentro se llevó a cabo. Los ingleses lograron una victoria milagrosa en el estadio blaugrana y sellaron su pase a la tan ansiada final de la Liga de Campeones, que se disputará en Münich. La prensa mundial lamentaba la caída de un grande y sus detractores (que son bastantes) celebraban la eliminación de los culés. Los hinchas madridistas se frotaban las manos: la liga y la Champions se quedarían en el Santiago Bernabéu.

Al menos, era lo que creían.

Hoy, el Bayern de Münich hizo historia. Contra todo pronóstico, dejó fuera del más importante torneo internacional de clubes al otro gran favorito: el Real Madrid. El partido fue intenso. El primer gol llegó para los dirigidos del portugués Mourinho de los pies de un crack querido y odiado por millones: Cristiano Ronaldo hundió a Emmanuel Neuer con un penal a los 6 minutos. El Santiago Bernabéu se convirtió en una fiesta. El gol le daba una parcial tranquilidad a los locales. Para aumentar la algarabía de los hinchas merengues, ‘CR7’ aumentó el marcador a los 14 minutos. Las graderías no paraban de retumbar. El Madrid se estaba asegurando el pase a la final.

Pero no quedó ahí.

El holandés Arjen Robben paralizó el festejo local: marcó de penal a los 27 minutos. El gol de los alemanes redondeaba el marcador acumulado en un empate de 3 a 3. Si no había goles, ambas escuadras tendrían que jugar 30 minutos adicionales para definir al rival del Chelsea en la final.

Y lo peor llegó.

Los madridistas no pudieron hacer la diferencia, a pesar de que Mourinho mandó a Kaká, Higuaín y Granero. Nada. Presionaron, atacaron, corrieron, defendieron. Y no pudieron marcar el gol  que les daba el pasaje directo a Münich. Durante los 5 últimos minutos, ambos equipos dejaron de correr y de proponer, sabían que la definición de la llave se realizaría desde los doce pasos.

Final de los 120 minutos oficiales. Ambos equipos se reunieron, se abrazaron, se motivaron. Los técnicos daban indicaciones, los jugadores refrescaban sus sedientas humanidades. Los hinchas sonreían, saltaban, armaban la fiesta. Los fotógrafos se preparaban para agotar todas sus municiones y disparar sus flashes. Los comentaristas analizaban el partido y se aventuraban a lanzar sus listas de ejecutores. La emoción y la incertidumbre crecían por montones.

'Basti Fantasy' celebra el gol definitivo y el pase a la final de la Champions.

Se definió el arco y los jugadores regresaron a la cancha, formando una fuerte cadena abrazándose los unos a los otros. El primero en convertir para los alemanes fue el lateral Alaba. Luego siguió Cristiano Ronaldo, pero Neuer le atajó el disparo. Mario Gómez sería quien anotaría el 2 a 0 parcial para los bávaros. El brasileño Ricardo Kaká intentó descontar para los merengues, pero Neuer se vistió de héroe una vez más y atajó el penal. Los jugadores del Münich se abrazaban ansiosos. El alemán Tony Kroos pateó el tercer penal para los bávaros, pero Iker Casillas quiso hacer más interesante la definición y atajó el penal. El español Xabi Alonso puso el primer gol en el arco de los alemanes. Los hinchas del Madrid aún no perdían la sonrisa y Phillip Lam erró el penal que le tocaba ejecutar, acrecentando la emoción en el estadio madridista.

A partir de éste momento, comenzó la pesadilla.

Sergio Ramos -0 lateral del Madrid y de la selección española y muy criticado por su juego vehemente – se paró frente al balón, dispuesto a ejecutar. Emmanuel Neuer miraba atento al fornido defensor. Algo salió mal. El balón que Ramos pateó desapareció del estadio Santiago Bernabéu. El miedo comenzó a apoderarse de los hinchas merengues. El rostro de José Mourinho era sombrío, de preocupación. Era el turno de Bastian Schweinsteiger, quien se acomodó frente a la pelota, miró fijamente a Casillas y lanzó un bombazo. Silencio general en un sector del Bernabéu, gritos y saltos en otro. Lágrimas y rostros de pesadumbre vestidos de blanco, risas y gritos de felicidad por parte de los bávaros que vestían de rojo. El otro favorito de la Champions estaba eliminado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: