Deja un comentario

El Inocente: Entrevista a Oswaldo Reynoso en Radio San Borja

Por: Diego Ferrer

Oswaldo Reynoso tiene ochenta años; sin embargo, sus canas lo acompañan desde hace más de veinte. Su pausada sonrisa y mirada de médico son los rasgos más resaltantes del escritor peruano. Llegó al estudio de Radio San Borja cuando faltaban cinco minutos para que empiece el programa. Llevaba una camisa azul oscuro a cuadros, sus lentes de montura dorada marca ‘Lacoste’ y ésta vez, iba sin su habitual bastón.

Saludó a todos y se asombró al ver a Julio Ramón Ribeyro  Cordero, el hijo de nuestro más grande cuentista: Julio Ramón Ribeyro. “Es un gusto conocerte”. Reynoso fue puntual y Julio lo saludó solemnemente. Ambos se acomodaron frente a los micros y el programa empezó.

Durante casi cuarenta y cinco minutos, Reynoso escuchaba pacientemente el desarrollo natural de la emisión. En cada pausa, se detenía para felicitarnos o contarnos alguna anécdota. Llegó el bloque final y la tan esperada entrevista al autor de ‘Los inocentes’ comenzó.

Sr. Reynoso, ¿cuándo saldrá su próxima obra ‘Huamanga, Huamanga’?

Oswaldo Reynoso en Radio San Borja.

Mire, yo no soy un novelista programado. Para mí, la novela es creación y la creación no está programada. He tenido dos fracasos: quise escribir una novela sobre los profesores de la Universidad de la Cantuta. He escrito como 800 páginas y no logro armar la novela porque no soy un arquitecto de novela. Lo mismo me pasa con la novela de ‘Huamanga, Huamanga’; sin embargo, hace algunos meses comencé a escribir unos textos que van a salir publicados en un libro que no es novela, no es cuento, no es memoria, no es nada. En cierta forma, desde el título es un desafío: ‘En busca de la sonrisa encontrada’. Ese libro será publicado por la editorial Cascahuesos de Arequipa.Hay un escritor joven de Arequipa, Orlando Mazeyra, que ha hecho una magnífica presentación de éstos textos.  Este libro se va a presentar en la feria de Huancayo, que es una de las ferias más importantes que se realizan en el Perú en el mes de junio. Además estamos trabajando con un gran fotógrafo, Lorry Salcedo, un álbum en el que cada texto viene acompañado con una fotografía artística.

Su obra ‘Los inocentes’ causó una gran polémica cuando fue publicada debido a su estilo narrativo, ¿qué le impulsó a romper con los estilos clásicos de la narrativa hasta ese momento?

Como he dicho, no soy un escritor programado. Yo escribo lo que siento y al momento que escribí ‘Los Inocentes’ me pareció que era la forma más idónea de expresar lo que sentía y una realidad que estaba naciendo en Lima.

Injustamente alguien dijo de que Ud. se sentía más cómodo con la narrativa y que por eso había dejado la poesía; sin embargo, Ud. empezó escribiendo poesía, leyéndole a sus amigos éstos versos y en su prosa hay poesía. ¿Qué es la poesía para Oswaldo Reynoso?

Oswaldo Reynoso, Julio Ramón Ribeyro Jr. y el equipo de Iwana Lima.

Para mí, poesía es la expresión de la belleza a través de la palabra. La belleza se puede expresar por diferentes medios, por eso (Jorge Eduardo) Eielson publicó un libro de poemas que se llamaba ‘Poesía Escrita’ (1976), lo que quiere decir que puede haber una poesía pintada o poesía de sonido. La gente cree que hay poesía cuando esa expresión está enmarcada en versos, pero para mí, la poesía fundamentalmente es la belleza de la palabra dada por la entonación de la frase y sobre todo, por eso que llamamos el valor agregado de la palabra. Todos los que quieren hacer literatura deben tener presente el valor agregado de la palabra, porque literatura no solamente es contar algo, sino contarlo desde un punto de vista poético.

Sr. Reynoso, Ud. es un gran referente para los escritores jóvenes, no sólo por la rebeldía literaria que lo caracteriza, sino también porque Ud. apoya en gran medida las aspiraciones, las dudas y las inquietudes de éstos jóvenes, ¿qué siente cuando un joven escritor se le acerca buscando su ayuda? 

En primer lugar, siento una gran satisfacción porque veo que estoy realizando lo que en mi juventud me propuse a hacer en la vida; me propuse realizar dos actividades fundamentales: la creación y el magisterio. Yo toda la vida he sido profesor y cuando un joven se acerca mi casa con un texto, considero que ese texto es sagrado tanto para el autor como para mí. Yo no tengo ningún derecho de mutilar o de orientar en lo que se refiere a la creación de éste joven porque él es el dueño, el que va a decidir. Lo único que yo hago es destacar algunos aspectos de estilo. Es como si, por ejemplo, en un parque hay un árbol; yo simplemente saco una tijera y corto las hojas secas. En los cuentos, a veces hay palabras u oraciones secas. Eso es lo que le digo al joven que aprenda. Además le doy dos consejos: que no se olvide que la literatura es el trabajo de la belleza de la palabra. En segundo lugar, que solamente se puede lograr una obra literaria a base de la corrección. Si no hay corrección, no hay inspiración.

Sr. Reynoso, muchos literatos escriben para la sociedad, otros escriben para la posteridad, otros para un público y otros para sí mismos, Ud. ¿para quién escribe?    

No sé, porque si se me hace la pregunta de que escribo para la inmortalidad, estoy totalmente seguro que una vez que me muera, nadie va a ir ahí a contarme que pasa con mis libros. Eso de pensar que uno escribe para la posteridad, si me permite un término un poquito duro, es una masturbación mental.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: